Una voz para el país escondido (2ª parte)


      La Bruja también vibró con preguntas más cercanas. “Mi papá, que es de origen muy humilde, por primera vez en su vida pudo contar con un aporte jubilatorio tras una dura lucha. Con eso recuperó su dignidad. Fue muy importante para mí, y por eso no consiento cuando se dice que beneficiar a los pobres es fomentar la vagancia. No puede ser que haya tanta falta de sensibilidad”. La certeza, a la par de lo humano, pesa también en cómo es tratada la naturaleza. “Por ejemplo, al ver gente en Capital que tira basura en la calle o que no cuida el agua. Eso lo capté apenas llegué de La Rioja, donde el agua es primordial porque escasea. La noción de que hay que cuidarla también me hizo pensar en cómo sensibilizar para no dejar de mirarnos como colectivo. Todas estas vivencias respecto de mis hijos, mi familia y el medio ambiente me hicieron pensar en cómo expresarlo desde la música”, define.
      En ese plano decidió recobrar –casi en un grito– la canción Mama naturaleza, de Jacinto Piedra, y no se despegó, una vez más, de otra de las problemáticas candentes de su provincia: la minería a cielo abierto. Para eso, La Bruja fue a buscar más temas de dos creadores riojanos ineludibles para ella. “El Pica Juárez y Ramiro González están marcando un antes y un después desde lo rítmico y musical, con armonías totalmente diferentes. Y también han generado una poesía más decidora desde el ser humano y sus luchas, en una rama que ya trazó el gran Ramón Navarro hace años”.
      Del Pica Juárez eligió una canción que habla acerca del caudillo federal Chacho Peñaloza (de la obra integral Padrecito de los pobres, compuesta con Ramiro González y reestrenada en 2013). “Después elegí Canto, una canción del Monchi Navarro, nieto de Ramón. Él ha sido uno de los que han luchado contra la minería a cielo abierto en Famatina e incluso sufrió presiones y amenazas por ello. Es alguien muy valiente y en esta canción habla de eso: de que no podrán callarte aunque lo intenten”.
      No son las únicas coordenadas riojanas del disco: también aborda La copla triste, de Ramiro González y el tucumano “Topo” Encinar. “Ramiro es tan productivo que siempre es muy difícil elegir un solo tema de él”, dice. Y de otro riojano entre los nuevos, Josho González (sin parentesco con aquél), eligió la obra Soy, compuesta en un ritmo ancestral de la región: el chutunki. "Una obra que me identifica plenamente”, la define. Por otro sendero, contó: “Muchos me dicen que lo que mejor canto son las zambas de amor. Por eso tomé En sombras, tú, una preciosa que cantaba el 'Gordo' Ábalos”.
      Mirando otras geografías, eligió grabar del cordobés José Luis Aguirre la vidala Gajito i’ luna: “Es una belleza que habla de tener fe en el país y de luchar por él”, dice. Entretanto, ¿qué más contendrá el nuevo disco? La Bruja sonríe. “Hace tiempo que vengo cantando Grito santiagueño, de Raúl Carnota. Estoy enamorada de la obra de él y sentía que era hora de incluirla. Lo mismo con Tarumba, de Teresa Parodi, que me vuela la cabeza cuando dice: Tarumba te tengo dicho, que nunca cruces del otro lado del muro, que hay malas luces. / La gente de aquellos altos, Tarumba, piensa que niño negro en las calles no es cosa buena…”.
      En sintonía, reverdeció Fundamento coplero (de Raúl Mercado y Ángel Ritro), que enuncia: Tú eres rico, tú eres pobre / tú eres mando, tú jornal. / Tú eres lo que tú no eres / la copla de quién será. “Cuando lo canto me desgarganto”, revela. En el medio del tema recita Antiguo labrador, una poesía de Armando Tejada Gómez que La Bruja recobra susurrando aquí (Digo que este mensaje debe saberlo América (...) hay un continente de tierra sometida, gordos concesionarios, carbón comprometido, hay zonas donde el hambre tutea la agonía…) y que oirán, completa en su voz, quienes cobijen el disco por venir.
      Otro susurro estuvo, no en ella, sino en la voz de Estela de Carlotto, a quien La Bruja invitó a grabar la poesía que ideó León Gieco como introducción a su propia canción El arrepentido. Uno de los momentos más conmovedores del disco aún sin nombre definitivo. “Grabarla a Estela fue revelador: por su presencia, su compromiso…” Y se queda palpitando, La Bruja, otros instantes de la grabación: “También elegí Olor a carnaval, un tema del jujeño Lucho Cardozo que me mostró Bruno; y de Ramón Navarro grabé Mi pueblo azul: esa obra sigue movilizándome por lo universal que es, hablando de su pueblo Chuquis. También lo siento mío, pues trabajé ahí dando clases: ese pueblo simboliza a todos los pueblos. Es cierto: con este disco necesité decir con mucho espesor poético. Ante todo, busqué conmoverme con la belleza de la palabra”.

Patricio Féminis

Pubicado el 29-7-2014.

En las fotos de portada y de apertura de esta página, La Bruja Salguero retratada por Maxi Bort. En la insertada en el texto, Salguero en una foto de Eduardo Fisicaro.

LA DEL ESTRIBO

¿Hay un baile más erótico que el de la bachata?