Acariciando lo abstracto

Una guía para recorrer el disco debut del Quinteto Salmuera

      Escribir sobre música es como bailar sobre arquitectura. La frase, citada por Diego Fischerman al comienzo de su libro Efecto Beethoven, habría sido dicha primero por Thelonious Monk y luego por Elvis Costello. ¿Su objetivo? Recordarnos el despropósito que implica poner en palabras lo que una música significa, provoca o vale. En síntesis: lo que es. 
      Y sin embargo, allá vamos, una y otra vez, tras la utopía. Los periodistas no somos los únicos. A veces, aunque algo forzados por las instancias que impone la difusión, los propios artistas tratan de verbalizar lo que representan, sugieren o muestran las músicas. Acá, lo que los integrantes de Salmuera supieron conseguir como “preludio en prosa” y que llegó a nuestra redacción en una gacetilla de prensa.

1. Hálito/De canaleta: “De la luz al paso cansino e interminable de la agonía”.
Contraste entre el brote de luz y la oscuridad aveniente. Referencial a la persona que vive “de arriba” o del otro. Su discurso transcurre sobre un ostinato rítmico-melódico de 3 contra 4.

2. Coreando una zamba: “Los pañuelos se entrelazan, se unen, se abrazan”. Esta zamba, original en su color, va construyendo distintos grados de profundidad en el transcurrir de sus líneas. Profundidad que hace referencia al modo de contemplación y reflexión que invita, por su belleza y características, al paisaje argentino.

3. Lamento negro: “Como si me hubieran dejado”. Composición cantada que narra el despecho luego de un desamor y el refugio en la música como consuelo. Especie de lamento en forma de vals moderno.

4. Vuestralonga: “Como al día siguiente”. Intenta reconstruirse. La frescura y el disfrute de caminar por las calles vacías desde la ciudad hacia el arrabal. La nostalgia de las calles, el sol de la mañana, el recuerdo de lo que dejó la noche y lo que promete el día narrado en 7/8.

5. El clasiquito: “Quisiera ser… trigueña melodía con acompañamiento”. De carácter popular como aire de choro y samba, ésta composición construida de manera “clásica” con melodía y acompañamiento, nos transporta al territorio brasilero y a su vez nos obliga a mover el cuerpo acompasando la música. Homenaje mulato a Gismonti, Oscar Alemán y Horacio Salgán.

6. Endioses: “Redención y anhelos”. Es la dicotomía del hombre entre el disfrute por la cultura que ha creado y sus ansias por romperla, ya que se le ha vuelto en su contra. Canción construida en torno a un ostinato en 5/8 que nos atrapa y envuelve en un paisaje onírico.

7. Tulonga: “Aguantar la respiración”. Hace foco en la paranoia ciudadana muchas veces contenida, que por momentos encuentra su cauce desatándose y generando caos. Especie de milonga errante en 3/4.

8. Se mueve: “El mundo sonoro se apodera del ser”. Especie de cumbia argentina con mezcla candombera y ritmos latinoamericanos. Dedicada al poder de la música y a sus efectos en el cuerpo, cuando nos dejamos llevar por su encantamiento y nos vemos envueltos en ella.


N. de la R. 1.: agradecemos a Yamila de la Fuente, fuente de este “track glossary”.
N. de la R. 2.: Este dossier pertenece a un artículo madre, titulado Exploraciones sonoras que ya son álbum.

Publicado el 31-5-2020.