Dos pájaros que también componen


En La orquesta del Titanic, los españoles Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina grabaron por primera vez canciones compuestas y cantadas entre los dos. Los sellos artísticos de cada uno pueblan las once pistas del disco
.

      Son dos amigos de la casa. Para varias generaciones de argentinos, Serrat y Sabina representan mucho. Las canciones de ambos acompañaron, explicaron o dieron sustento ideológico a las decisiones que muchos fuimos tomando en los últimos años. Desde estas latitudes les veíamos tantos parecidos: ambos españoles, cantautores, populares y a la vez profundos, los dos con posturas políticas progresistas... Sin embargo, hasta hace poco sus caminos parecían paralelos, más allá de una hermosa canción que el andaluz le había dedicado al catalán (Mi primo el Nano, del disco Yo mi me contigo, en 1996). Parecían, hasta que en 2007 se juntaron al punto de asociarse para ofrecer juntos un espectáculo llamado Dos pájaros de un tiro, cuyos registros en Madrid se transformaron en un CD y DVD homónimos.
      Esa suerte de matrimonio musical se terminó de consumar este año con La orquesta del Titanic, un disco para el que por primera vez compusieron, juntos, canciones nuevas. El mismo que por estos días están presentando en una gira latinoamericana. La confluencia de talentos no se redujo a la composición, también cantan a medias las 11 canciones del CD. Cada uno a su manera; Serrat, como ese profeta paternal, capaz de describir o sentenciar, convincente, con su particular vibrato; Sabina, a veces cáustico, otras melancólico, siempre conmovedor desde su voz aguardentosa, cargada de experiencias nocturnas. Sólo en unos pocos tramos cantan en simultáneo, por lo general se van turnando. En algunos casos, los versos se replican sutiles en coros femeninos.
      Cual más, cual menos, todas las canciones de La orquesta del Titanic son dignas de atención. Las hay irónicas, como la que da nombre al disco, románticas (como Cuenta conmigo, que incluye una cita al poema Contar conmigo de Mario Benedetti) o anti-prejuicios (Idiotas, palizas y calientabraguetas). Si bien todas figuran como escritas a medias, se puede oler quien metió más mano en cada caso, o al menos quién dio los primeros trazos, esos que definen la fisonomía general. Así como puede percibirse la pluma de Sabina en el tono perdedor de Después de los despueses o en la ambigua Acuérdate de mí, la de Serrat late nítida en la filosófica Hoy por ti, mañana por mí o en la radiografía de la perversión que implica Dolent de mena (Malo por naturaleza), la única cantada en catalán. De hecho, las alusiones a las varias muertes del personaje de Martínez bien pueden ser vistas como un asomo autobiográfico de Joaquín.
      Como en toda la obra de ambos, las letras tienen mucho peso. Es más: por momentos resultan demasiado densas de tantos significados metafóricos que encierran. Por eso, es un disco que requiere de varias escuchas para ser apreciado cabalmente. Y tal como mandan los antecedentes de los autores, las rimas suenan omnipresentes.
     Las músicas son diversas en cuanto a instrumentaciones, tempos y referencias estilísticas, más allá de un sabor español que aparece con frecuencia en los ritmos. Todos los sonidos conforman unidades cuidadas, sólidas y redonditas, como cabe esperar de un disco producido por Javier y Salomé Limón. Para montar los entramados sonoros los dos “pájaros” (esta nueva gira la titularon "Dos pájaros contraatacan") convocaron a un total de 15 músicos. Entre ellos están Ivan Lewis (piano y teclados), Tino di Geraldo (batería), el propio Limón (en guitarras y teclados), Noé Socha (guitarra acústica) y un antiguo ladero de Sabina: Antonio García de Diego, como responsable de diferentes tipos de guitarra.
      Las canciones de este disco probablemente no lleguen a tener la jerarquía de los clásicos que uno y otro dejaron por separado para lo más fuerte del cancionero hispanoamericano, pero quienes gusten del arte de Serrat y Sabina tendrán en La orquesta del Titanic mucho para disfrutar.

Carlos Bevilacqua 

En la imagen: portada del disco. 

Publicado el 23-4-2012.

LA DEL ESTRIBO

"Ay diosito santo / bajámela del cielo / van pasando los años / y todavía la espero". (¡Puma not dead!)