Continuidad de los parques


Ciudanza, el encuentro organizado por el Gobierno de la Ciudad para integrar la danza con los espacios públicos, mostró ayer cuatro propuestas de alto nivel artístico en Parque Chacabuco. Obras de Gerardo Hochman, Natacha Visconti y la Compañía Andante, más los resultados de un taller dirigido por Rakhal Herrero, en un programa que se repite hoy, desde las 17, en el mismo escenario.

      El sol todavía abraza el césped y calienta las escalinatas, explanadas y techos sobre los que pronto se desarrollarán los cuatro espectáculos propuestos en Parque Chacabuco para la nueva edición de Ciudanza; que también se lleva a cabo en Parque Lezama y Barrancas de Belgrano (en cada uno con una programación diferente). El evento propone fomentar un acercamiento entre público y espectáculo, mediado por una propuesta artística en la que el espacio público es intervenido de modo no habitual por las compañías de danza. Esto último promueve además, un nuevo vínculo entre coreógrafos, bailarines y espacio escénico.
      A continuación recomendamos las propuestas ofrecidas ayer y que se podrán disfrutar también hoy en Parque Chacabuco, a partir de las 17, en un programa de gran calidad.
      Tiempos que corren. Espacio: el techo inclinado de la salida de la estación Emilio Mitre del subte E. En un juego original de vestirse y desvestirse, que mezcla pasos de baile con movimientos de contact improvisation, el protagonista es el cuerpo; ocho cuerpos que se apuran, se detienen, se arrastran, se golpean, caen y descansan simulando el trajín del ir y venir cotidiano. A través de una interesante refuncionalización de las prendas de vestir y del propio cuerpo aparecen sutilmente las presiones y libertades de cada sujeto. Gerardo Hochman, cuya idea y dirección general ostenta la propuesta, demuestra en la excelente performance de un elenco de talento homogéneo, cómo es posible integrar el espacio al movimiento de tal manera que éste al mismo tiempo sea determinante y desaparezca en la fusión con la danza.
      Horario de descarga. Espacio: escalinata, explanada y césped. Un hombre y una mujer son transportados por un changarín. Esta forma de desplazamiento se reitera. Los diferentes momentos de rigidez del cuerpo en distintas extremidades son determinantes en el vínculo de los sujetos. Sus movimientos, sus miradas producen un enrarecimiento de la relación entre ellos y con el público. Al lado de esta cronista una señora exclama “¡qué angustiante!”. Sí, a veces cuando la otredad se presenta desafiando los parámetros conocidos, angustia. El acierto de la directora Natacha Visconti que se aprecia en la excelente performance de Josefina Gorostiza, Alejo Wilkinsson y Santiago Azzati, radica en la precisión y sutileza de los intérpretes para representar la complejidad de las relaciones. Es justo mencionar que fue la propuesta más aplaudida de la tarde; lo que es justo pues también fue la mejor de la jornada.
      Taller a cargo de Rakhal Herrero. Espacio: un camino del parque. El taller se llevó a cabo del 17 al 30 de marzo, por lo que cabe aclarar que su elenco está recién formado. La experimentación de las diferentes relaciones en este transcurrir que propone un sector del camino aparece en los distintos personajes de otra época. Un pequeño conflicto y su desenlace justifican los desplazamientos. Aunque con poca danza, la propuesta entretuvo. Sobre el final, lo mejor: el baile conjunto, una sencilla coreografía a través de la cual los intérpretes se alejan. La longitud que fue aprovechada a través de la disposición de los cuerpos y la dirección de las miradas tiene su protagonismo final al posibilitar al espectador ver alejarse a los bailarines y confundirse entre árboles y verde.
      Cóctel. Espacio: explanada frente a la fuente, escalinata. Con el pequeño argumento de una reunión que tendrá un inicio de equilibrio, un momento de conflicto y un restablecimiento de la armonía, la Compañía Andante propone divertirse, divertir e incluir; y lo logra. Se destaca el interesante juego erótico en el que los hombres le lavan el pelo a las mujeres, a través del juego de las manos protegidas por el látex de ellos y la espuma blanca en la cabeza de ellas. Sobre el final, una coreografía final digna del más divertido videoclip cierra con la invitación al baile a un tímido público y el sol poniéndose tras la fuente y una frondosa arboleda.

Larisa Rivarola

En la imagen: Un pasaje de Horario de descarga. Foto Gentileza Festivales de Buenos Aires.

Publicado el 1-4-2012.

LA DEL ESTRIBO

De nuestra serie “Temas calientes”: ¿en la balada jazzera I’m misbehaving la protagonista va a menos? ¿Estamos ante un caso de incentivación o soborno?