Una antología del tango actual

El compilado de Radio CAFF, editado este mes por Ultrapop, condensa una parte sustancial de la nueva producción tanguera. Aunque con predominio de la estética “Fernández Fierro”, el disco resulta un atractivo muestrario de talentosos creadores e intérpretes.

      Toda compilación es arbitraria. La de Radio CAFF no podía escapar a esa regla. Entre las 15 piezas seleccionadas aparece nítidamente retratada una de las corrientes más importantes que registra la música típica de Buenos Aires por estos días: la de ese latir urgente, filoso, desgarrado, que impuso la Orquesta Típica Fernández Fierro, no casualmente creadora del espacio de música en vivo Club Atlético Fernández Fierro (CAFF) y de la radio homónima que ahora dio a luz esta antología. Sin embargo, en la selección tienen poca o nula presencia otras corrientes de peso en la actual movida tanguera.
      El pulso vertiginoso, casi desesperado, tan típico de la orquesta anfitriona, con bandoneones y violines que parecen potenciarse en sus discursos, surge ya en Despedida, paradójicamente el tema inaugural del disco. Allí la propia Fernández Fierro da un vuelo orquestal a la siempre impiadosa pluma de Alfredo “Tape” Rubín. Ese ritmo apremiante se siente también en las piezas de las agrupaciones que en los últimos años fueron formando algunos integrantes de la Fernández Fierro: Astillero y Rascasuelos, los dos proyectos encarados por el pianista Julián Peralta, el cuarteto del bandoneonista Julio Coviello y el de su colega Pablo Gignoli (Derrotas cadenas). Una tensión similar se respira en lo que presenta el cuarteto mendocino Futre a través de La grasa y la sangre, cuya letra se destaca por la original idea de hablar sobre un barco ballenero.
      Dentro de una línea estilística afín, pero ya más abierta a influencias piazzolleanas, dentro del compilado se puede escuchar también el tema Brasas, por el quinteto La Camorra.
      El Tape vuelve a tener un lucimiento, esta vez más personal, en Los blues de Boedo, el tema que canta acompañado por Las Guitarras de Puente Alsina, su trío habitual. A poca distancia estilística está el mundo marginal, sórdido y desahuciado del quinteto de cantor y guitarras 34 Puñaladas, que aquí se puede escuchar interpretando Bombay Buenos Aires, el tango que da nombre a su penúltimo disco. Aunque con un tono más mordaz y una orquestación mucho más sencilla, Dema y su orquesta petitera también se vale de las guitarras para acompañar los versos de El mito.
      El tango más lírico y amable está representado en este compilado por El Arranque (otra de las orquestas paradigmáticas del tango contemporáneo), por el dúo Possetti-Bolotín (inspirados creadores e intérpretes de hermosas piezas, hoy ya liderando sus propios proyectos cada uno) y por el violinista Ramiro Gallo, ex arreglador de El Arranque, en esta grabación al frente de su propio quinteto para los sugerentes contrastes de El último kurdo.
      Bastante alejada de todos los parámetros descriptos, cierra el compilado la milonga de la Suite Salgán, compuesta e interpretada por Agustín Guerrero, acá al frente de su propia orquesta luego de haber deslumbrado como director de otra (Cerda Negra) con apenas 17 años.
      En tanto, como creadores de un estilo singular en lo poético y en lo musical, Dolores Solá y Acho Estol se lucen a poco de girar el CD gracias al relato de Una iguana y tres monedas, por La Chicana, el grupo que lideran desde 1996.
      Si el objetivo hubiese sido trazar un panorama completo de todo lo que se hace hoy dentro del tango, podría señalarse que los grupos basados en guitarras tienen escasa presencia en el total de las pistas, que el sonido orquestal más clásico está casi ausente (no figuran acá formaciones como Vale Tango, La Típica Imperial, La Vidú o El Afronte), que los cantores de ambos sexos quedan demasiado relegados y que algunos experimentos tímbricos tampoco fueron incluidos (La Biyuya o Buenos Aires Negro, por caso).
      Pero más que ese afán enciclopedista, lo que parece haber movido a los responsables de la selección fue la propia subjetividad al focalizarse en la obra nueva que dio el tango en lo que va del siglo. El criterio queda explicitado por Federico Terranova, violinista de la Fernández Fierro, en la gráfica del CD, donde afirma, tajante: “El tango estuvo siempre, en los 90s, en los 80s, en los 70s. Siempre hubo cantantes, grupos, orquestas. Pero en la actualidad se marca una diferencia desde el repertorio. Hasta los noventas el tango se había vuelto revisionista y, salvo algunos casos aislados, miraba para atrás”.
      Como cierre del librillo, un breve texto recuerda que la radio del CAFF por internet fue inaugurada en diciembre de 2010, que ya organizó un par de festivales transmitidos en directo por su sitio (www.radiocaff.com.ar) y que emite tango las 24 horas. Pero no cualquier tango. “Sólo el de artistas en actividad con una mirada contemporánea del género”, aclaran.

Carlos Bevilacqua

Imagen: portada del CD.

Publicado el 29-2-2012.

LA DEL ESTRIBO

¿Por qué algunas canciones gustan enseguida a mucha gente?