Sergio Poli


      Es difícil entender cómo Sergio Poli no es más conocido en Buenos Aires. Su trayectoria como violinista en la música de cámara, el jazz y el tango, sus muchas actividades docentes y, sobre todo, el vuelo de sus interpretaciones hablan de un músico excepcional. Tal vez el hecho de residir en La Plata, una ciudad tan cercana a Buenos Aires, pero a los efectos de la difusión todavía algo distante, puede haberle complicado la llegada a los medios y a los escenarios porteños.
      Miembro de una familia de músicos, Sergio Poli integra la Orquesta Estable del Teatro Argentino de La Plata desde 1982 y la Orquesta de Cámara de la Municipalidad de La Plata desde 1984. Paralelamente, integró otras formaciones de música clásica menos numerosas, como dúos, tríos y quintetos.
      Dentro de la llamada música popular, fundó en 1995 la agrupación de tango A la gurda, con la que además de tocar en La Plata, realizó giras internacionales.
      El jazz también lo tuvo a Poli como destacado instrumentista e impulsor de sus propios grupos. En 1985 fundó el quinteto Cordal Swing, un grupo de irresistible encanto que cultiva con pasión y conocimiento el estilo del Hot Club de Francia. Caracterizado por el ritmo frenético de las guitarras españolas y el lirismo de los violines, el estilo del Hot Club, también conocido como “gipsy swing” o “jazz gitano”, tuvo en el violinista belga Django Reinhardt a su mayor exponente. Con Cordal Swing, Sergio editó dos CDs: Los salieris de Django (2002) y Grappelliana (2005).
      Muestra de sus variados gustos, Poli editó además dos CDs como solista: por un lado, Señales de Humo (2007), donde sacó a relucir su capacidad compositiva en piezas de diferentes géneros; por otro, Y en eso estamos (2009), que recorre clásicos del jazz escritos por gente como Cole Porter, Sonny Rollins, Thelonious Monk y Charlie Parker, así como composiciones propias.
      Hoy en día su cuarteto está compuesto de violín, piano, contrabajo y batería, pero en las grabaciones que vamos a escuchar hay sólo instrumentos de cuerdas: además del violín de Poli, una o más guitarras y un contrabajo.
      El periodista Carlos Inzillo, fundador del ciclo Jazzología del Centro Cultural San Martín, escribió para la gráfica de Grapelliana: “Improvisador nato, vibrante y sensible, dueño de una invención casi inagotable, el violinista francés Stephane Grappelli desarrolló hace 80 años una concepción instrumental que tiene en La Plata a un personal seguidor, tan lírico y romántico como el propio Grapelli”.

Tears (de Reinhardt y Grapelli), del disco Grapelliana
All of me (de Simmons y Marks)
Viper’s dream (Allan), estos dos últimos del disco Los salieris de Django

Todos por Cordal Swing 


Libreto del programa n° 10 de Melografías, emitido el 30-8-2011 por Radio Semilla, FM 106,7 MHz de la ciudad de Buenos Aires.

LA DEL ESTRIBO

"El punto de mayor modernidad que alcanzó el folclore es de 1968, cuando Los Andariegos grabaron su versión de La oncena". (Santiago Giordano)