Jaime Roos


      Elegir una recopilación como disco de culto puede sonar a herejía. Es verdad que en el compilado se pierde el concepto general que el artista le quiso imprimir a cada disco. Pero vale la pena ser un poco hereje si es para conseguir que el oyente que todavía no conoce a Jaime Roos se empiece a interesar por su particular fusión de murga, candombe y rock and roll. Ritmos típicos de su país, Uruguay, conviviendo con otro de origen más lejano, pero ya universal.
      El CD que elegimos para compartir hoy se titula Selección 1 y abarca el período 1978-1985 de la carrera solista de Jaime Roos, haciendo foco en lo que los editores del disco califican como las canciones “más marcadamente uruguayas” del cantautor. No está allí Amandoté, una canción relativamente sencilla pero popularizada como lei motiv de una telenovela en los ’90. Pero están, entre otras, Adiós juventud (junto a la murga Falta y Resto), Durazno y Convención (sobre la esquina donde se crió Jaime, en el barrio Sur de Montevideo) y está también Cometa de la farola (dedicado a su querido Defensor Sporting, el primer club en romper, en 1976, con la hegemonía de Nacional y Peñarol en el historial de los campeones uruguayos, después de 44 años de fútbol profesional).
      Hijo de padre francés y madre uruguaya, Jaime Roos vivió sus primeros años entre murgas infantiles, batucadas callejeras, clases de guitarra clásica y discos de jazz o de Los Beatles que le hacía escuchar un tío. Tras unas primeras experiencias como músico profesional en obras de teatro y grupos de rock, en 1975 Jaime se fue a probar suerte a Europa. Y la apuesta le dio frutos. Fue en París donde primero pudo hacer base, porque ahí consiguió trabajo en grabaciones y conciertos de todo tipo. Ya entonces empieza a grabar sus propias canciones como solista. En 1978 se muda a Ámsterdam, donde trabaja como bajista en varios grupos de salsa, jazz y rock.
      Ya de regreso en su país natal, Roos se consolida en los ’80 como uno de los principales referentes de la música popular uruguaya. De esos años son sus primeros éxitos, como Brindis por Pierrot. Ese tema que vamos a escuchar a continuación fue el que le dio nombre al disco más vendido en Uruguay durante los últimos 30 años, incluyendo todos los discos extranjeros.
      En los años ’90 Jaime empieza actuar cada vez más seguido en Buenos Aires, siempre rodeado de una poderosa banda en la que casi siempre hubo músicos fabulosos, como Hugo Fattoruso, Gustavo Montemurro, y los hermanos Ibarburu. Cualquiera que lo haya visto en vivo puede dar fe del enorme carisma que tiene Jaime Roos. No tiene una voz privilegiada ni es un virtuoso, pero seduce por ese carisma personal que mencionábamos y, sobre todo, por la originalidad de su música.
      Vamos a entrever algo de esas virtudes escuchando tres temas de Selección 1:

Los olímpicos (grabado en Francia en 1981, cuando todavía había tantos uruguayos fuera del país como dentro, producto de exilios políticos y económicos)
Los futuros murguistas (grabado en Montevideo, en 1984, con la murga Falta y Resto)
Brindis por Pierrot (grabado en 1985, también con Falta y Resto y Washington “Canario” Luna en voz solista).

Todos de y por Jaime Roos.


Libreto del programa n° 10 de Melografías, emitido el 30-8-2011 por Radio Semilla, FM 106,7 MHz de la ciudad de Buenos Aires.

LA DEL ESTRIBO

"La milonga y el vals son como zonas francas entre el tango y el folclore". (Santiago Giordano)