El vibráfono


      El primer vibráfono habría sido fabricado en 1921 en la ciudad estadounidense de Chicago por la compañía Leedy. Ante el éxito obtenido, en 1927 (6 años después) la empresa le encargó el desarrollo del instrumento a Henry Schluter, quien no se limitó a copiar el formato, sino que introdujo varias modificaciones: las barras eran de aluminio, y no de acero; ajustó el tamaño de las barras para eliminar los armónicos disonantes; y le agregó al vibráfono un pedal para regular la duración de cada sonido, habilitando así una mayor capacidad de expresión para el músico.
      A primera vista el vibráfono es similar al xilofón, en el sentido de que está compuesto por una serie de barras paralelas, de diferentes tamaños, extendidas sobre un eje, y que se toca con unos palillos con extremidades recubiertas en hilo o lana. Esos palillos se llaman baquetas. A diferencia del xilofón, que tiene barras de madera, el vibráfono tiene barras metálicas. Por debajo, el sonido de la percusión de esas barras se prolonga en unos tubos resonadores, también metálicos.
      El nombre de vibráfono proviene de los vibratos que caracterizan al instrumento, o sea de los efectos de vibración que produce el circuito del sonido desde que se percute una barra.
      Es un instrumento esencialmente melódico, o sea en la mayoría de los casos se usa para interpretar melodías, por lo que en general puede ser claramente identificable como por encima de los demás instrumentos interpretando una parte cantable.
      Se puede tocar con dos baquetas (lo más común) o con cuatro (lo cual permite no sólo trazar más de una línea melódica, sino realizar acompañamientos o llevar el ritmo). El principal referente de este estilo de cuatro baquetas es Gary Burton, el vibrafonista que tocó con Piazzolla en el disco The new tango, de 1987.
      El otro gran referente del vibráfono es Lionel Hampton, también afroestadounidense, una celebridad del jazz que además de vibrafonista fue pianista, baterista y cantante. Un músico sensacional, que formó parte de las bandas de Louis Armstrong y Glenn Miller, primero y, una vez que empezó a tener la suya propia, en 1940, mantuvo la línea clásica del swing, pero con influencias del rhtythm and blues y del bebop.
      El vibráfono es un instrumento esencialmente jazzero. Más allá de su uso en el jazz, se puede encontrar en otras músicas, pero como una rareza. Lo vamos a escuchar acá en un contexto nacional, porque va a sonar primero en un tango de Sonia Possetti y después en manos de dos figuras del jazz internacional.

Ahora sí! (Sonia Possetti y Damián Bolotín) por el Quinteto de Sonia Possetti, pianista oriunda de Chascomús, una de las artistas más originales que dieron las últimas camadas del tango. Allí el vibráfono es interpretado por Fabián Keoroglanián.
Undicedided (Sovin - Havers) por Lionel Hampton
Moment’s notice (John Coltrane) por Chick Corea

      En el primer tema pueden identificar el sonido del vibráfono desde el principio, porque protagoniza un solo al comienzo de la grabación.


Libreto del programa n° 7 de Melografías, emitido el 9-8-2011 por Radio Semilla, FM 106,7 MHz de la ciudad de Buenos Aires.

LA DEL ESTRIBO

"La milonga y el vals son como zonas francas entre el tango y el folclore". (Santiago Giordano)