El Arranque con Leo Maslíah


      El programa del Festival de Tango de Buenos Aires los anunciaba como dos mundos aparentemente paralelos, de esos que no se cruzan. De hecho, si no hubiese sido por la iniciativa de la Dirección de Festivales de la Ciudad hubiese sido poco probable que El Arranque se cruzara en algún momento con Leo Maslíah. ¿De quiénes estamos hablando? El Arranque es una de las orquestas típicas que mejor representan a la nueva camada de instrumentistas del tango. Leo Maslíah, un cantautor uruguayo personalísimo, de un original talento, conocido sobre todo por su música humorística, pero además músico académico y escritor. Además perteneciente a una generación anterior a la de los músicos de El Arranque.
      El cruce se dio el sábado a la noche, en el escenario principal del Centro Municipal de Exposiciones, como número principal del día. Y resultó tan original y ameno como en principio pintaba.
      Todo empezó con Leo Maslíah solo, al piano, cantando sus versiones de letra cambiada de algunos tangos paradigmáticos, como Naranjo en flor y La última curda, que él incluso rebautizó como La primera sobriedad. Después se sumó Lucía Gatti en cello y voz para hacer un Canon n°3, también de tono cómico y el Periconcito, una variante candombeada del Pericón Nacional Uruguayo. Con ella también hizo una versión libre de Extraños en la noche, la balada que inmortalizó Frank Sinatra, con una temática desopilante que se titula Extraños en el día.
      En los siguientes temas se fueron sumando diferentes secciones de El Arranque. Primero los dos bandoneonistas de la orquesta, Camilo Ferrero y Marco Antonio Fernández. Después se fueron los bandoneonistas y los que acompañaron a Maslíah y a Gatti fueron Gustavo Mulé (primer violín de la orquesta) e Ignacio Varchausky (contrabajista y fundador de El Arranque).
      Recién en el último tramo del concierto tocó la orquesta en pleno, primero sola y después con Leo Maslíah al piano, reemplazando al pianista de la orquesta, Ariel Rodríguez. Como era de esperar, se despidieron con un tema de Maslíah, de esos generosos en situaciones absurdas, llamado Gardelería. Un tema en el que Masliah además se anima a jugar con el legado de Carlos Gardel, el artista más idolatrado de toda la historia del tango.
      Esta ocurrente producción del Festival de Tango de Buenos Aires permitió además conocer al nuevo cantante de El Arranque, un tal Juan Villarreal, joven, prolijo en su trabajo, de voz dulce y muy buena dicción, bien al estilo de Ariel Ardit, el cantante que más tiempo tuvo El Arranque.

Ilustramos esta crónica con dos de las canciones que se escucharon en el recital del sábado

La moto de y por Leo Maslíah
La primera sobriedad de y por Leo Maslíah
Milonguero de hoy (Leopoldo Federico - Osvaldo Requena) por El Arranque


Libreto del programa n° 9 de Melografías, emitido el 23-8-2011 por Radio Semilla, FM 106,7 MHz de la ciudad de Buenos Aires.

LA DEL ESTRIBO

"La milonga y el vals son como zonas francas entre el tango y el folclore". (Santiago Giordano)