Cecilia Pahl


      Nació en Puerto Rico, pero a los pocos años su familia se mudó a Córdoba. Recién cuando se afincó en Posadas, Misiones, notó que había encontrado su lugar, un lugar de pertenencia, una cultura musical que ella difundiría como cantante. No es famosa, acaso porque se dedicó durante años a cantar como parte de coros música de la menos comercial, desde antigua y medieval hasta la música popular del siglo XX. Se llama Cecilia Pahl.
      Cecilia tiene alrededor de 40 años, de los cuales dedicó buena parte de los últimos 10 a estudiar la música típica de lo que ella define como el Guayrá, una región que abarca la provincia de Misiones, Paraguay y el sur de Brasil. Por ese camino llegó a su primer CD solista, titulado Corochiré y editado a fines del año pasado por el sello Los Años Luz. Digo que llegó por ese camino de estudio porque el álbum es un homenaje a la obra del famoso músico y letrista misionero Ramón Ayala. Un homenaje y un rescate, ya que la mayor parte de las letras son poco conocidas.
      La voz de Cecilia Pahl es dulce, parece acariciar las palabras y en Corochiré (este disco debut de Cecilia) se luce acompañada por un conjunto instrumental más bien sutil, en relación a la instrumentación promedio de la música litoraleña. En concreto, ese ensamble está compuesto por Matías Arriazu (en guitarra de 7 cuerdas), Sebastián Macchi (en piano), Juan Núñez (en bandoneón), Guto Wirtti (en contrabajo) y Mariano Cantero (en percusión).
      El fraseo dulce y pausado de Cecilia consigue destacar las letras de Ramón Ayala. Con lo cual parece potenciarse la poesía de Ayala, que es exuberante, como la naturaleza en Misiones. Habla sobre ese paisaje de colores fuertes, pero además lo hace con formas sensuales, con metáforas claras y sin escatimar referencias a la inserción del ser humano en ese paisaje, particularmente como trabajador explotado por el capitalismo. Ramón Ayala es el autor de El mensú, en el que denuncia sin demasiados ambages poéticos las condiciones de trabajo de los peones yerbateros.
      Otra presencia fuerte en la poética de Ayala es el guaraní, como en toda la cultura de la región. Sin ir más lejos, Corochiré, la canción que da nombre al disco, es una palabra guaraní que quiere decir zorzal y que es onomatopéyica, porque reproduce el canto de un pájaro de la región.

Rumbo a Entre Ríos
Arriero de peces
Caraí bandoneón

Todos de Ramón Ayala por Cecilia Pahl 


Libreto del programa n° 9 de Melografías, emitido el 23-8-2011 por Radio Semilla, FM 106,7 MHz de la ciudad de Buenos Aires.

LA DEL ESTRIBO

¿Por qué algunas canciones gustan enseguida a mucha gente?