La musicalidad al bailar


          ¿Qué es la musicalidad? En principio, siempre se ve como una virtud. La musicalidad es un concepto que está ligado a la naturaleza misma del baile. Casi todas las manifestaciones de la danza tienen relación con alguna música. Los mejores bailarines son musicales. Más importante que eso, es una fuente de placer a los ojos, cuando uno es espectador y, sobre todo, en nuestro propio cuerpo, cuando somos protagonistas de la danza. Es un atributo, ¿pero es natural o adquirido?
En el diccionario no hay buenas definiciones de musicalidad en el contexto de la danza. "Relativo a la música, que tiene el carácter de la música, armonioso", dice, acercándose, pero sin que sea suficiente.
Para el que observa, la musicalidad implica una correspondencia entre lo que se ve y lo que se escucha. Es como que las piezas encajan, lo cual provoca una sensación de bienestar. Para el que baila, una sensación de ser parte de esa música. Uno siente como que se para sobre la música y que la música lo lleva o lo empuja.
Con motivo de una nota realizada por quien les habla para el programa radial Fractura Expuesta, consulté a tres bailarines de tango con amplios conocimientos de música sobre este asunto de la musicalidad. Ramiro Gigliotti, bailarín profesional y guitarrista aficionado que dicta seminarios de música para bailarines; Horacio Godoy, bailarín profesional y organizador de la milonga La Viruta y Damián Esell, también bailarín profesional y pianista aficionado. Todos melómanos empedernidos.
Para Ramiro, la musicalidad se da cuando la expresión del cuerpo se articula con la música de una manera tal que parecen inseparables. Para Horacio ser musical es estar a disposición de la música. Tanto que uno llegue a ser algo así como un intérprete más de la orquesta, en el caso del tango. Lo deseable, según agrega, es que esa interpretación no sea obvia. “Cuando veo a algunos bailarines que siguen el ritmo de manera demasiado previsible siento que están mostrándome la música más que interpretándola”.
Ahora bien: hay diferentes formas de ser musical. La relación con la música puede ser la más obvia a través del ritmo, pero uno también puede seguir la melodía, algún instrumento y, desde ya, ir cambiando de referencias durante la escucha de un mismo tema musical.
Dice Damián Esell: "Hay una musicalidad básica que reporta a una métrica. Con el tiempo uno puede empezar a percibir otros tiempos y otros planos, como la melodía o considerar la suspensión del movimiento, o sea la pausa (una característica distintiva del tango). Además hay diferentes formas de pisar. El sonido de La Yumba sugiere casi invariablemente una pisada fuerte".
Gigliotti mencionó la dicotomía tensión-relajación que atraviesa a toda la música como un aspecto a considerar en el baile. También recomendó no desesperarse. “Que haya muchas cosas sonando no quiere decir que yo tenga que bailarlas todas”, opinó.
¿Cómo adquirir musicalidad? Todos recomiendan escuchar mucho, no sólo durante el baile, sino en general: en casa, el transporte, donde sea. Pero además tener una actitud de atención, análisis y comparación para ir desarrollando gustos y capacidad de percepción. El paso siguiente sería lograr que ese gusto se traduzca en una expresión corporal. Si eso cuesta por inhibición de algún tipo, una clase colectiva con otras personas con similares dificultades es un buen ámbito para empezar a perder el pudor, siempre con una indispensable medida de voluntad personal. Si hay deseo de bailar, ese deseo debería poder transformarse en acciones, si no lo maniatamos.  
          Dejémonos llevar por el deseo, dejémonos llevar por la música.

Música sugerida
Passe em casa (Arnaldo Antunes, Carlinhos Brown, Marisa Monte y Margareth Menezes) por Tribalistas, grupo compuesto por los tres primeros.
Bonito y sabroso (mambo de Benny Moré) interpretado por él mismo.
Baby, you 've got what it takes (de Dinah Washington y Brooke Benton) por ellos mismos. 


Libreto del programa n° 4 de Melografías, emitido el 19-7-2011 por Radio Semilla, FM 106,7 MHz de la ciudad de Buenos Aires.

LA DEL ESTRIBO

"Ay diosito santo / bajámela del cielo / van pasando los años / y todavía la espero". (¡Puma not dead!)